Covid19 y la comida

Mi cita es a las 12 horas, el lugar una cervecería artesanal, quinto piso en el centro de la ciudad.

Uno espera encontrar un local a nivel de calle pero no es así, hay que entrar a un estacionamiento al que no tienes acceso hasta que llegue el encargado del lugar.

El motivo de la visita es realizar una sesión de fotografía para sus productos.

Como es habitual desde hace ya dos meses, porto cubre-bocas y careta plástica e ingreso al local. Hay muy poco movimiento, pocas personas, entre ellas el chef, me doy la vuela y observo la norma en estos tiempos, las sillas sobre las mesas, esperando, esperando a los comensales que por ahora no llegarán.

Esto se empieza a sentir normal, pocas personas en la calle, los restaurantes vacíos desde hace 60 días, ideando opciones de venta, afiliándose a las aplicaciones móviles de reparto, contratando repartidores, haciendo promociones y descuentos sólo para llevar. Los lugares siguen vacíos. Seguirán así un tiempo más.

Me preguntan cómo preparar ciertos alimentos para que salga bien la foto, quieren que se antoje, que despierte los sentidos, que incite a consumirlos. Ese es mi trabajo, resaltar la proteína, que la lechuga se vea fresca, el pan recién horneado, la sopa abundante, la pizza recién hecha. Bien iluminado, conservar luces y sombras, resaltar el detalle, exponer correctamente y si es el caso recurrir a los trucos del estilismo.

Participo en una industria que ahora esta herida pero tiene en sus recetas secretas su mejor arma para conquistar de nuevo a los comensales, soy parte de un eslabón que hace posible que se logre el pedido, que llegue lo escogido a casa aún caliento, como sale en la foto.

Soy también testigo de los personajes que están detrás de las mascaras, de los cubrebocas, de los delantales y las filipinas, personajes de carne y hueso que están llenos de miedo por sus negocios, por sus empleados por ellos mismos. Ellos también son héroes por que siguen ahí, abiertos, ofreciendo lo que mejor saben hacer, poner en tu mesa, en tu casa, la excelente y famosa gastronomía de la región.

Cuando todo pase, pondrán los manteles de nuevo, los fogones y hornos que no se han apagado vibraran con nuevas creaciones y sabores, te sorprenderás al descubrir que todo cambio, que todo se transformó y saldrás de nuevo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *